Ciencias físicas,
Ciencias de la tierra

¿Se están comercializando todas las buenas ideas destinadas a que nos adaptemos mejor al cambio climático? Un portal nuevo acerca a innovadores y usuarios de productos y servicios capaces de reducir los riesgos climáticos.
Un equipo de científicos ha detectado concentraciones extremadamente altas de partículas de aerosol a alturas de ocho a catorce kilómetros sobre la cuenca del Amazonas, un hallazgo que podría influir enormemente en el cambio climático.
Al revelar que los niveles globales del mar muy probablemente sigan aumentando aun cuando se cumplan los objetivos del Acuerdo de París, los científicos advierten de que adoptar medidas a medias o de forma tardía tendría graves consecuencias.
Los científicos investigaron la interacción entre el océano Índico tropical y la atmósfera para comprender mejor los desencadenantes del cambio climático.
El estudio de más de veinticinco años de datos satelitales ofrece una imagen nefasta del calentamiento del planeta. Los niveles del mar aumentan a mayor velocidad cada año, todavía más de lo que se había calculado.
El dióxido de carbono es un componente fundamental de la atmósfera aunque, debido a las actividades industriales y comerciales de los últimos ciento cincuenta años, las emisiones de CO2 se han elevado hasta alcanzar unas cotas peligrosas. Una investigación financiada con fondos europeos está analizando fórmulas para capturar este gas directamente en la fuente y almacenarlo de manera segura bajo el mar.
Una ola de calor, denominada «Lucifer» por la prensa, recorre el sur de Europa, y un estudio nuevo apoyado en parte por dos proyectos financiados con fondos europeos advierte que un aumento de tres grados en las temperaturas mundiales truncará los esfuerzos de Europa destinados a reducir la contaminación por ozono.
Antes de que las autoridades públicas puedan otorgarles la licencia y de que el público los acoja, es necesario que los planes para el almacenamiento de CO2 se perciban como seguros y fiables. Una preocupación clave en este sentido es la prevención de las fugas de CO2. Existen numerosas opciones y estrategias, pero no siempre es fácil identificar la más adecuada.
Un equipo de científicos ha logrado aumentar la escala de un método de combustión de gases novedoso que evita la necesidad de utilizar costosas técnicas de separación de gases. El nuevo método supone penalizaciones asociadas a la eficiencia de gas a vapor muy inferiores a las de las tecnologías de captación de CO2, así como los costes en los que se incurre por evitar las emisiones de CO2, que son un 60 % menores en comparación con la depuración de aminas. El consorcio ya se ha propuesto ampliar su aplicación a la combustión de biomasa.
El bucle de carbonato cálcico (Calcium carbonate looping, CCL) destaca entre las tecnologías de captura de carbono de segunda generación. Aunque se considera menos tóxico que las alternativas y ha demostrado lograr una penalización por eficiencia reducida, el método está lejos de estar listo para el mercado. Se espera que los avances que permitirá SCARLET le den un impulso.
Diferentes operadores de autobuses de Alemania y el Tirol del Sur (Italia) se han asociado para adquirir sesenta y tres autobuses que funcionan con células de combustible para sus sistemas de transporte público como parte del proyecto JIVE, financiado por la Unión Europea.
Los descubrimientos realizados por el proyecto financiado por la Unión Europea ALP-AIR apuntan a que las evaluaciones de la contaminación por óxido de nitrógeno que se realizan hoy en día están subestimadas hasta en un factor de cuatro.
El proyecto financiado con fondos europeos GEOTRACES-ARCTIC indaga en los ciclos biogeoquímicos de los oligoelementos en el Ártico para dilucidar la resiliencia de este océano a los cambios a escala planetaria y prever su futuro.
Los dos años sucesivos de blanqueo masivo de los corales han dejado muy debilitada una extensión de mil quinientos kilómetros de la Gran Barrera de Coral australiana. La comunidad científica teme ahora que los daños resulten irreparables.
Dado que el nivel competencia por el uso de los recursos forestales es cada vez mayor, el proyecto DIABOLO, financiado por la Unión Europea, saltó a la palestra para proporcionar métodos con los que controlar de manera más efectiva las alteraciones y la degradación que afectan a los bosques.
El 23 de marzo es el Día Meteorológico Mundial, y qué mejor momento para advertir que el planeta se adentra en territorios inexplorados al registrarse en 2016 el año más cálido de todos los contabilizados y que en 2017 probablemente se mantenga esta tendencia al alza en las temperaturas. Tras solo dieciocho meses del Acuerdo de París sobre cambio climático cabe preguntarse por la evolución de la situación.
Según se indica en una investigación apoyada por dos proyectos financiados con fondos europeos, la identificación de regiones forestales en retroceso puede ayudar a conservar la biodiversidad y mitigar el cambio climático.
Conocido como el yacimiento mesolítico de mayor riqueza e importancia de Gran Bretaña, Star Carr sigue albergando numerosos secretos que los arqueólogos ansían revelar antes de que sea demasiado tarde. En este sentido, la desecación de la turba, la fluctuación de las capas freáticas y los niveles de acidez sin precedentes están dañando el yacimiento a una velocidad preocupante.
Un método innovador de grabado en seco diseñado por investigadores financiados por la UE podría reducir hasta en un 25 % los costes de fabricación de células solares.
Una cosa es saber que la Tierra ya ha sufrido cambios climáticos abruptos, conocidos como eventos de Dansgaard-Oeschger (DO), en el pasado y otra es averiguar los motivos de estos cambios drásticos que se produjeron en unos plazos bastante reducidos. La Dra. Rachael Rhodes, de la Universidad de Cambridge, está reconstruyendo esa historia a partir de los registros químicos de testigos de hielo obtenidos en Groenlandia.
La retroalimentación entre el hielo marino y la disminución del albedo provocada por el deshielo marino, sobre todo en el Ártico, está intensificando el calentamiento global. Lo que no está tan claro son las consecuencias de una situación sin hielo estival de cara al objetivo mundial de mantener el calentamiento del planeta por debajo de los dos grados Celsius para 2100. Un estudio realizado en el proyecto TRANSRISK no ofrece consuelo y señala la necesidad de entender mejor el impacto del cambio climático abrupto en la región.
El cambio climático ya es de por sí preocupante como para añadirle la posibilidad de que se produzcan incidencias del tipo Dansgaard-Oeschger. No obstante esta posibilidad es muy real y es necesario por tanto conocer mejor estos eventos, cómo influyeron en la Tierra y cómo lo harán en el futuro. Los testigos de hielo mejor conservados del mundo podrían ofrecer la información necesaria para tal fin y además mejorar los modelos climáticos disponibles.
Un equipo de científicos respaldados por el proyecto financiado por la Unión Europea T-FORCES descubrió que las reservas de carbono aumentan con la diversidad, pero solo hasta cierto punto.
El paleoclimatólogo William Ruddiman sugirió recientemente que los humanos podrían haber influido en gran medida en el clima terrestre hace ya miles de años a través de las emisiones de carbono y metano generadas en la quema y la deforestación asociada a las primeras actividades agrícolas. El proyecto EARLYHUMANIMPACT se propuso verificar esta hipótesis.
Investigadores financiados con fondos europeos han creado varios sistemas experimentales innovadores con los que calcular con mayor precisión la cantidad de polvo cósmico que entra en la atmósfera y sus consecuencias.
siguiente
Canal RSS para el listado



Study in Malaysia
Berjaya_220.jpg

Study in Poland
Privacy Policy