Ingeniería, industria y construcción

Tendencias científicas: ¿Que dijo qué? El mundo según Stephen Hawking

Stephen Hawking, el científico más famoso del mundo, tuvo mucho que decir a lo largo de su vida sobre temas distintos al Big Bang y los agujeros negros. He aquí un resumen de las opiniones del físico británico sobre todo, desde los extraterrestres hasta el mayor misterio de todos los tiempos.

La estrella más brillante de la ciencia hizo descubrimientos que cambiaron la manera en que la comunidad científica pensaba sobre el cosmos y nuestro lugar en él. Pero fue su franqueza sobre la vida en la Tierra lo que le convirtió en un icono de la cultura pop.

Hawking se sirvió de su fama para comunicar hábilmente todo lo imaginable. Los medios de comunicación mundiales estaban más que felices de ofrecerle una plataforma, a menudo pendientes de cada una de sus palabras.

Los miembros de la comunidad científica a veces no sentían lo mismo. El profesor D. Martin Rees, el Astrónomo Real del Reino Unido, explicó a la BBC que «un inconveniente de su estatus de icono era que sus comentarios atraían una atención exagerada incluso sobre temas en los que no tenía conocimientos especiales, por ejemplo, la filosofía, o los peligros de los extraterrestres o las máquinas inteligentes». La mayoría argumentaría que fue esta misma capacidad de conectar con el público lo que inspiró a millones de personas en todo el mundo y puso a la ciencia en el primer plano.

La edición australiana de Business Insider presentó algunas de las reflexiones de Hawking sobre temas que estaban más allá del alcance de su experiencia.

Vida extraterrestre

Hawking creía que debíamos abstenernos de intentar contactar con civilizaciones extraterrestres inteligentes, temiendo que ello podría ponernos a nosotros y a la Tierra en gran peligro. Su argumento era que una civilización alienígena lejana podría ver a la humanidad como inferior, débil e ideal para conquistar. «A medida que envejezco, estoy más convencido que nunca de que no estamos solos». Advirtió de que si se encuentran señales de vida, «no debemos responder».

Inteligencia artificial

Hawking pensaba que crear máquinas pensantes podría suponer una amenaza para nuestra existencia. Dio una respuesta oscura y deprimente sobre las perspectivas de la inteligencia artificial en una entrevista de 2014: «El desarrollo de la inteligencia artificial completa podría significar el fin de la raza humana».

Más tarde, moderó un poco el tono de su discurso: «La inteligencia artificial podría resultar ser lo mejor o lo peor que le haya pasado a la humanidad», dijo en una conferencia en la Universidad de Cambridge. Este temor proviene del hecho de que la inteligencia artificial tiene el poder de aprender por sí misma, superando potencialmente nuestras capacidades humanas. «[La inteligencia artificial] despegaría por sí sola y se rediseñaría a un ritmo cada vez mayor. Los humanos, limitados por la evolución biológica lenta, no podríamos competir con ella y seríamos reemplazados».

El futuro de la raza humana

A nosotros, como humanos, solo nos quedan unos mil años, predijo Hawking durante un discurso en 2016. Creía que nuestra única opción era encontrar otro planeta en el que vivir. Es casi seguro que los avances de la ciencia y la tecnología significarán un desastre en la Tierra en los próximos mil o diez mil años. Sin embargo, estas noticias no deberían ser preocupantes. Para entonces, estaremos viviendo en algún lugar ahí fuera. Entonces, ¿cuáles son las cuatro formas en que el mundo podría ver su desaparición, según Hawking? Una guerra nuclear, el calentamiento global, los virus artificiales y los robots.

El mayor misterio de todos

En 2015, Hawking dio una respuesta sorprendente cuando se le preguntó qué misterio le parecía más intrigante y por qué. Se sentía completamente desconcertado con las mujeres. «Mi asistente personal me recuerda que, aunque tenga un doctorado en Física, las mujeres deben [“sic”] seguir siendo un misterio».

fecha de la última modificación: 2018-03-28 17:15:01



Study in Malaysia
Berjaya_220.jpg

Study in Poland