Biología

La dieta mediterránea con restricción calórica podría repercutir en los genes y mejorar la salud

Una nueva investigación muestra que una dieta mediterránea rica en grasa y suplementada con frutos secos y aceite de oliva virgen extra podría modificar la función de determinados genes celulares. Esto debería ayudar a combatir varias enfermedades, en particular de tipo cardiovascular.

El buen funcionamiento de la metilación resulta fundamental para que todos los sistemas del cuerpo humano funcionen adecuadamente. La metilación del ADN es un proceso natural que interviene en el control de la correcta expresión de los genes de las células corporales para que el cuerpo funcione correctamente y se mantenga sano.

Un equipo de investigadores con el apoyo del proyecto financiado con fondos europeos PREDIMED PLUS analizó si una intervención con dos dietas mediterráneas —una rica en aceite de oliva virgen extra (AOVE) y la otra en frutos secos— repercutía en el estado de metilación de los genes de los leucocitos periféricos (LP).

Los investigadores publicaron sus resultados en la revista «Nutrients», centrándose en tres grupos de intervención de voluntarios con un elevado riesgo cardiovascular: dieta mediterránea más AOVE, dieta mediterránea más frutos secos y un grupo de control con dieta baja en grasa. El equipo indicó que ciertos componentes concretos de la dieta mediterránea, en particular los frutos secos y el AOVE, eran capaces de inducir cambios en la metilación de varios genes de LP. «Estos cambios pueden tener beneficios para la salud, especialmente los que tienen lugar en los genes relacionados con el metabolismo intermediario, la diabetes, la inflamación y la transducción de señales, lo cual puede contribuir a explicar la función que desempeñan la dieta mediterránea y la calidad de las grasas en los efectos sobre la salud», destacaron los investigadores.

El estudio actual fue llevado a cabo en el marco del ensayo PREDIMED. Prevención con Dieta Mediterránea fue un ensayo clínico multicéntrico aleatorizado de intervención dietética llevado a cabo en España desde 2003 hasta 2011 para evaluar los efectos de la dieta mediterránea en la prevención de las enfermedades cardiovasculares. Los participantes eran hombres de entre 55 y 80 años, y mujeres de entre 60 y 80 años sin ninguna historia previa de enfermedades cardiovasculares.

El proyecto PREDIMED PLUS (Long-term effects of an energy-restricted Mediterranean diet on mortality and cardiovascular disease: The PREDIMED PLUS Study) en curso aborda el efecto cardiovascular de una intervención intensiva en el estilo de vida, con una pérdida de peso como objetivo, basada en una dieta mediterránea tradicional con restricción calórica en comparación con un programa menos intensivo que utilice la dieta mediterránea, pero sin restricción calórica, intervención conductual ni plan de actividad física.

La lógica de la investigación es ofrecer un enfoque nuevo, asequible y sostenible para reducir el exceso de morbilidad y mortalidad cardiovascular entre adultos con sobrepeso u obesos, más allá de lo que ya se había observado en el ensayo de PREDIMED I. Los investigadores detectaron una mayor pérdida de peso en el grupo de intervención que en el grupo de control y una mayor reducción del perímetro de la cintura. Asimismo, el grupo de intervención registró unas mayores reducciones de la tensión arterial, la glucemia en ayunas y los niveles totales de colesterol. Concluyeron que la dieta mediterránea con restricción calórica combinada con la actividad física era «superior a la dieta de control a la hora de lograr una pérdida de peso continua y una mayor tasa de reversión del síndrome metabólico que en el grupo de control».

En el proyecto PREDIMED PLUS se han inscrito 6 919 participantes de más de 20 centros de toda España.

Para más información, consulte:

proyecto PREDIMED PLUS

fecha de la última modificación: 2018-03-21 17:15:01



Study in Malaysia
Berjaya_220.jpg

Study in Poland
Privacy Policy