Ciencias físicas,
Ciencias de la tierra

El agotamiento del oxígeno en los ecosistemas acuáticos

Como todos aquellos ecosistemas de la Tierra que acogen flora y fauna, los ecosistemas acuáticos precisan oxígeno. Pero la disponibilidad de oxígeno en esos sistemas se ve en peligro por el calentamiento del planeta y por el aporte excesivo de nutrientes procedentes de la agricultura y las aguas residuales, proceso que provoca eutrofización.

El agravamiento de la hipoxia (o escasez de oxígeno), además de ser perjudicial para los organismos vivos de los ecosistemas acuáticos, repercute en el resto del medio ambiente. En condiciones hipóxicas se pueden producir pérdidas sustanciales de biodiversidad, de funciones y servicios del ecosistema como la pesca, la acuicultura y el turismo. Además, el fondo marino puede emitir un mayor volumen de gases de efecto invernadero.

El proyecto europeo HYPOX tomó algunas medidas iniciales para implantar un sistema de observación mundial con el que entender mejor los cambios en la concentración de oxígeno en los sistemas acuáticos. Se hizo un seguimiento del agotamiento del oxígeno y de los procesos asociados en las áreas de interés, que presentaban condiciones distintas de oxígeno y de sensibilidad a los cambios. Entre esas áreas había aguas profundas del Océano Ártico, aguas semicerradas del Mar Negro y el Mar Báltico, fiordos, lagunas y lagos interiores.

Con el fin de incrementar al máximo los conocimientos generados por HYPOX, los socios participantes implantaron una serie de sensores permanentes y fiables en diferentes plataformas para posibilitar una vigilancia in situ del agotamiento del oxígeno y otros parámetros asociados. Se llevaron a cabo campañas para investigar el efecto medioambiental de la hipoxia,

concretamente el efecto de la hipoxia sobre la distribución de organismos demersales y procesos biológicos y químicos involucrados en el ciclo a gran escala de los elementos. Además, el consorcio del proyecto ha adoptado y perfeccionado herramientas matemáticas con las que predecir la hipoxia y distinguir la variabilidad por causas naturales de los cambios antropogénicos.

También se analizaron datos de seguimiento a largo plazo para entender mejor la evolución histórica del grado de oxigenación de cada masa de agua. Se extrajeron testigos del lecho del Mar Negro y también de lagos y lagunas. Con ellos, los científicos pudieron examinar el pasado, ya que en los sedimentos podía observarse un registro de las condiciones biológicas y químicas a lo largo de la historia.

Los resultados del proyecto y la experiencia de modelaje acumulada en el mismo servirán para generar previsiones precisas del agotamiento del oxígeno. A su vez, ello facilitará la planificación de métodos de adaptación al cambio climático ajustados a cada caso concreto. Ya se dispone de estudios anteriores sobre sistemas eutrofizados (como ciertos lagos en Suiza) que indican que la reducción del aporte de nutrientes a través de actividades humanas puede mitigar el problema de la hipoxia.

HYPOX ha proporcionado a autoridades políticas y demás instancias europeas los conocimientos necesarios sobre el agotamiento del oxígeno en los ecosistemas acuáticos. De ese modo, podrán diseñar estrategias eficaces de desarrollo sostenible y negociar tratados internacionales vinculantes.

fecha de la última modificación: 2015-08-14 14:24:57



Study in Poland